Le puse sabor a mi cabello



Simplemente me aburrí de verme igual desde hace varios años, mi ser lo deseaba, lo buscaba y ahora las tengo.

Cuando decidí pasar seis horas sobre una silla para lograr verme diferente, llegué a pensar que esa sería la peor parte, pero realmente no sabía en lo que me estaba metiendo. Mucho menos imaginaba que no sólo mi aspecto cambiaría, sino que me haría sentir una persona nueva.

Después de la espera más ansiosa de mi vida para saber como me veía, estaba frente al espejo y un alivio vino a mi, al ver que había valido totalmente la pena. Inmediatamente me sentí yo, feliz y libre. No solo por tener un look soñado, sino porque mi alegría luchaba contra una infinidad de inseguridades, como imaginar en qué pensaría mi familia, mis amigos.

braid004

A veces siento que soy otra persona dentro de la misma, no solo por el simple hecho de que es la primera impresión que tiene mi gente sobre mi, sino también me llevó a hacer mi rutina de una forma diferente y podría decir que más “difícil”. Sin duda no duermo como antes dormía; ahora tengo una almohada integrada y mis momentos en las duchas ahora son más lentos y cuidadosos.

Ya he estado en 4 países diferentes con este look y la experiencia ha sido memorable, desde estar en onda y que los extraños me sonríen, hasta donde los vagabundos no me piden ni una moneda. Los curiosos que no saben cómo dirigirse o en qué idioma hablarme, las preguntas más comunes; ¿eres brasileña? ¿te bañas? ¿son rastas? No, no son rastas pero amo que se vean cómo tal. Son las cosas más pesadas que he traído puestas. Ahora, tampoco son para siempre, tristemente sólo me verán así un par de meses.

Soy latina y decidí hacerse trenzas africanas (box braids) por el simple hecho de que me gustan.  Me permitió ser yo misma sin importar el que dirán. Me hace tener más actitud. Siento que le puso mucho sabor a mi vida, como si en una fiesta después de estar escuchando POP, comienza la salsa.

Me di cuenta que decimos que es “difícil” cuando hacemos algo a lo que no estamos acostumbrado. Es tan fácil hacer siempre lo mismo de la misma manera, que cuándo salimos de eso creemos que es demasiado complicado, hasta llegar a un punto de abandonarlo para volver a nuestra rutina.

Una vez más las mejores decisiones de la vida no se piensan tanto, sólo se hacen.

braid002braid006braid005braid001braid003braid007

Fotos por:
Dan Pullara

Comparte tu opinión